Hot cakes o waffles energéticos con blueberries

Ingredientes 

@pixabay.es
  • 1 taza de leche vegetal
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1/3 de taza de aceite de coco líquido
  • 4 de taza de harina integral
  • 1 cucharada de polvo para hornear
  • 1 taza de blueberries frescos
  • ½ taza de nueces picaditas
  • 1 pizca de sal
  • Miel de piloncillo casera o miel de dátiles o maple

Procedimiento
En un bowl incorpora los ingredientes secos y mézclalos muy bien. Agrega los ingredientes húmedos y mézclalos hasta que estén bien incorporados. Reposa de 5 a 10 minutos, engrasa el sartén con aceite de coco y forma el hot cake con media taza de la mezcla. Sirve con más fruta y miel de melaza, de dátiles o maple.

 

Taller de cocina para niños y niñas en la Casita Ecovegana

Iniciamos nuestro taller preguntándoles a los niños y niñas sobre sus mascotas. Después de esta participación, les compartimos un video de mapaches graciosos haciendo travesuras, con el que se rieron mucho. Además, les comentamos la importancia de respetar a estos animales, recalcando que es mejor dejarlos vivir tranquilos en su ambiente y no domesticarlos.

Luego, les preguntamos qué opinión tenían sobre los toros. Uno de los niños nos contó que su tío trabaja en un jaripeo, así que él opinaba que los toros no eran muy buenos. Otro niño nos dijo que él pensaba que los toros no eran malos, sino que se enojaban porque las personas los atacaban, y que también era mentira que los toros atacaban el color rojo. Entonces, les reafirmamos el hecho de que ningún animal es malo, sino que simplemente reaccionan para defenderse cuando se sienten atacados. Les mostramos un video sobre la historia de Fadjen, un toro de Lidia, que fue comprado por un hombre para criarlo con amor, demostrando así que los toros, al igual que todos los animales, son seres amorosos e inteligentes a los que les encanta jugar.

Les pedimos a los niños que hicieran un dibujo de lo que ellos prefieran sobre los videos que vimos, muchos dibujaron a Fadjen el toro y otros más dibujaron mapaches. Comenzamos con la elaboración de la receta, no sin antes pasar todos a lavarnos las manos. Esta vez Jessi fue la encargada de mostrarnos los ingredientes y la elaboración de unas galletas; cada niño tomó su pedacito de mezcla para formar su galleta y colocarla en una charola para llevarlas al horno. Jessi preparó la mezcla del relleno de la galleta y les dio a todos a probar; les gustó mucho. Mientras sus galletas se horneaban, los niños degustaron las que ya teníamos listas; a todos les encantaron y quedaron ansiosos por recibir todas sus recetas en la carpeta que les obsequiamos la última clase de su taller.

Animal Rescue, un libro para héroes y heroínas

Por Analhi Aguirre

Si prestamos atención a los libros para niños y niñas donde aparecen animales, seguramente en algunas páginas encontraremos un zoológico, una pecera o aves enjauladas. Probablemente, estos descuidos suceden por dos razones: 1- Porque las personas que se encargan de realizarlos siguen patrones establecidos sin tener en cuenta la importancia que tiene esa imagen para un niño o niña, 2- Estos autores están convencidos de que deben continuar existiendo los zoológicos, los peces en cautiverio y los pájaros sin libertad.

De repente, nos topamos con un libro distinto, cuyo autor ha tomado consciencia de su gran labor como artista y lo que es mejor: le interesa que los niños logren no sólo tomar una decisión respecto a estas fábulas negativas, sino que va más allá: sitúa animales que están muertos en un contexto brillante y de color, dándoles la oportunidad a sus pequeños lectores de que los rescaten y los devuelvan a su hábitat natural.

“Animal Rescue” (2016) de Patrick George es un libro sin palabras que empuja una idea imposible: salvar a esos animales que ya no tienen vida o que van a perderla pronto. Sin embargo, eso es lo más grande de este texto: en las historias que cuenta, en esa ficción perfecta, sí es posible hacerlo y, entonces, el tigre ya no es un tapete ni el oso está encerrado ni el cocodrilo se convierte en un par de zapatos. Porque dicen que los niños son el futuro y, por eso, Patrick George confía en ellos. Aunque también pone su fe  y les hace un guiño, una llamada de atención a las mamás y papás para que juntos, y de una vez, cambiemos estos discursos de la crueldad y los transformemos en opciones de felicidad y amor.

Conoce más de Patrick George y su arte aquí.

 

6 consejos para preparar un lunch infantil más sustentable 

Los papás y las mamás son responsables de asegurar la correcta nutrición de sus hijos al prepararles todos los días su lunch. ¿Por qué no también procurar que éste sea amigable con el medio ambiente? Te damos seis consejos para que compartas con los más pequeños las razones que hay detrás de lo que encuentran en su lonchera.

Evita los empaques innecesarios

Procura evitar esa comida que viene racionada y empaquetada individualmente, así ahorrarás enormes cantidades de plástico y tu hijo te agradecerá no tener que buscar dónde tirar tanta basura.

Elige ingredientes locales, orgánicos y de temporada

Intenta que el lunch de tus hijos contenga al menos una ración de frutas y una de verduras frescas y que éstas sean locales y de temporada. Recuerda que al elegir ingredientes orgánicos, evitas que consuman pesticidas y agroquímicos. Sí, son más caros que los productos del supermercado, pero la salud de tu familia lo vale.

Reduce la cantidad de carne y lácteos

Al reducir el consumo de todo tipo de carnes y lácteos, reduces en gran manera el impacto negativo sobre el medio ambiente. Platica con tus hijos acerca del Lunes sin carne y juntos propongan opciones de lunch que beneficien la salud tanto de tus hijos como del planeta.

No uses desechables

En lugar de guardar el lunch de tus pequeños en empaques desechables que contaminan, utiliza cubiertos y recipientes resellables de plástico. Además de evitar la producción de basura, enseñas a tus hijos a ser más responsables porque deberán regresar estos utensilios a casa.

Elige un termo con aguas frescas

Los jugos de frutas empacados están llenos de ingredientes químicos. Al empacar un termo con agua de frutas naturales que puedes endulzar con un poco de miel, evitas generar basura, utilizar popotes de plástico y que tus hijos consuman cantidades exhorbitantes de azúcar.

Olvídate de la “comida para niños”

La idea de que los niños deben comer distinto a sus padres es absurda. Esto únicamente ha provocado que los niños coman más chatarra y comida procesada que no es buena para su salud. La “comida para niños” es un truco de marketing.

Así que ya sabes, sigue estos sencillos consejos para asegurar que tus hijos tengan una dieta más sana y que sea un granito de arena para contribuir al mejoramiento del medio ambiente. ¿Qué mejor que saber que estás cuidando la salud de tu familia y del lugar en el que viven?