Liberar tu cuerpo de enfermedades es mantenerlo libre de inflamación

Por María Luisa                                      

Uno de los factores que más afectan la salud es la inflamación. Es verdad que se trata de una respuesta del sistema para proteger al cuerpo. Cuando hay una herida o un malestar, o invasión de virus y bacterias, el cuerpo libera glóbulos blancos que se expanden en el área para regenerar tejido, células o eliminar cualquier microbio que pueda afectar la salud. Terminado el proceso de sanación la inflamación desaparece. ¿Pero qué sucede cuando se sale de control? La respuesta es simple: inflamación crónica.

Nuestro estilo de vida en la actualidad es sumamente peligroso para la salud. Hoy en día vivimos altos niveles de estrés, alimentación deficiente, desconexión total con la naturaleza y medio ambiente, falta de sueño reparador, obesidad, tabaco, alcohol, drogas, altos niveles de insulina, incluso contaminación del agua y el aire.

La inflamación es precursora de diferentes tipos de enfermedades:

*Artritis, Lupus, Esclerosis Múltiple, demencias por inflamación vascular y pequeños infartos en el cerebro, Alzheimer, problemas cardiovasculares y digestivos, depresión, cáncer, envejecimiento, entre otras.

¿Cuál es el camino adecuado para buscar la desinflamación, la salud y el bienestar?

*La alimentación basada en alimentos naturales y vivos. Alimentarse de plantas, frutas, verduras, hortalizas, leguminosas, raíces, tubérculos, semillas, cereales integrales, verduras y bebidas fermentadas, grasas saludables como semillas, nueces, chía, linaza y fuentes confiables de omega 3 basadas en algas.

Cuando sigues una nutrición connsiente, eliminas impurezas, toxicidad, acidez en la sangre y regeneras tu cuerpo alcalinizándolo de manera tal, que tu salud se ve recompensada en pocos días.

(Sigue nuestro plan de  tres días de Purificación y Desinflamación y conoce los alimentos que desinflaman y que nutren las células, regenerándolas)

*Ejercicio. Otro factor importante para desinflamar es tener una rutina de activación física. El sedentarismo es una sentencia de enfermedad para el cuerpo. Caminar, trotar, nadar, bailar, practicar yoga, montañismo, y un sin fin de actividades te ayudarán al buen funcionamiento hormonal, activando glándulas que segregan hormonas como endorfinas que provocan estados de alegría y bienestar, disminuyendo depresión o dolor emocional. Tener una rutina diaria es una manera de mantener el cuerpo relajado y en constante rejuvenecimiento. La activación física es un gran auxiliar contra la inflamación, óptima oxigenación de la sangre y el cerebro. El ejercicio físico debe llevarse a cabo todos los días o mínimo 5 días a la semana por 45 a 60 minutos

* Dormir bien: Los círculos circadianos son ciclos de 24 horas que se repiten y que tienen que ver con el sueño, la vigilia, la luz y el hecho de tener un sueño reparador, que implica idealmente, dormir 8 horas de las 10:00 de la noche a las 6:00 de la mañana.  Para que el buen funcionamiento del organismo esté en óptimas condiciones debemos dormir dentro de este horario de lo contrario habrá serias descompensaciones a nivel físico y psíquico.

Dormir hasta tarde, trabajar de noche, desvelarse y sufrir insomnio son la clave para la enfermedad, envejecimiento, inflamación, además de afectar el sistema inmune. Procurar un sueño reparador es vital para la salud integral del organismo.

*Otras terapias para ayudar a nuestro cuerpo a alcanzar el equilibrio son:

La respiración consiente, caminar descalzo en la tierra o la arena del mar, la meditación, yoga, pensamientos positivos. Estas terapias son relajantes y elevan la vibración del organismo, bajando así los altos niveles de estrés que afectan al cuerpo llevándolo a la inflamación, por lo tanto, a la enfermedad.

En conclusión, una vida saludable vale la pena vivirla y disfrutarla cada día. El camino es sencillo, sólo falta tomar la determinación de querer vivir una vida plena y feliz, haciendo pequeños cambios en nuestros hábitos diarios.

Fuentes

1.- Mercola Boletín de Salud: www.espanol.mercola.com

2.-Lezaeta, Manuel (2010). La Medicina Natural al alcance de todos, Ed. Pax México, México.

5 hábitos para purificar tu organismo

Por Maylida Armas

El término “toxina” se utiliza como adjetivo para designar y calificar a todos aquellos elementos o sustancias que resultan nocivos para algún tipo de organismo. Por lo general, se refiere al ser humano, aunque la mayoría suelen ser tan dañinas también para los animales, plantas y cualquier otro ser vivo.

Existen infinitas fuentes de toxinas. Entre ellas resaltan las radiaciones naturales o artificiales, metales pesados, cigarros, drogas, alcohol y, por supuesto, la de los alimentos contaminados por pesticidas, herbicidas u otros elementos. Nuestro propio organismo produce toxinas  en las funciones que desarrolla y crea sus propios sistemas de liberación.

Tenemos un sistema de limpieza  y drenaje de los desechos constituidos por los pulmones, riñones, piel y aparato digestivo, incluyendo el hígado que realiza en este sentido una labor extraordinaria. Este sistema  trabaja constantemente para eliminar los desechos de las funciones de nuestro organismo y los que se producen por agentes externos. Todo forma parte de un proceso complejo y altamente eficiente que nos mantiene saludables.

Al igual como a un vehículo se le hace servicio con  cierta frecuencia, cambiando aceites, filtros, etc.,  nuestro organismo requiere que dediquemos tiempo para deshacerse de la mayor cantidad de tóxicos. Es importante en este aspecto destacar que a mayor cantidad de sustancias tóxicas deba eliminar nuestro sistema, menor el tiempo y energía disponible para llevar a cabo el proceso de prevención y autocuración.

Para que nuestro organismo funcione de manera óptima aprovechando nutrientes y eliminando toxinas, debemos fortalecer algunos hábitos, que se resumen en cuatro aspectos básicos:

1. Alimentación consciente, prefiriendo siempre los alimentos  naturales y vivos, no procesados y de origen local. Mientras mayor sea la calidad de los alimentos y nutrientes que ofrecemos a nuestro organismo, mayor energía se generará para mantenerlo sano y libre de toxinas

2. Agua Pura. Con frecuencia subestimamos la importancia del agua en nuestro día a día, no consumiendo lo suficiente y no cuidando su pureza. El agua viva está llena de minerales necesarios para nuestro óptimo funcionamiento. Por otro lado, somos 70% agua y nuestros sistemas la utilizan en  sus procesos. Debemos estar atentos a consumir el agua lo más pura posible. Es de destacar que no toda el agua de garrafón es lo suficientemente pura y  saludable

3. Actividad física. Necesitamos estar activos, nuestra piel, siendo el órgano más grande  que tenemos,  se encarga de eliminar toxinas por cada poro de su superficie. Teniendo una adecuada actividad física, ayudamos a generar ese proceso a través del sudor. Adicionalmente,  estar activos favorece el funcionamiento de los sistemas circulatorio y respiratorio que a su vez contribuyen significativamente a la eliminación de toxinas

4. Aire puro. Respirar un aire oxigenado es también otro secreto de la buena salud. Se oxigenan las células generando así el mejor funcionamiento de todos los órganos, impulsando los mecanismos antioxidantes, revitalizando, eliminando toxinas. Es, junto con el agua, el principal alimento para un organismo sano.

5. Amor. Somos un todo conformado por una parte física y otra mental unidas por el campo de  las emociones.  Vivir conectado con el amor a la vida es la forma de purificarnos y eliminar emociones, pensamientos o conductas negativas, tales como baja autoestima, resentimiento, ira, culpa, celos, envidia, falta de compasión, apego, deseo, orgullo, entre muchas otras y actitudes negativas como la crítica, los chismes, la queja, etc.

 

 

¿PH y dieta alcalina?

Alimentación alcalina igual a salud óptima

Por María Luisa Quintero

La función del PH base o Potencial de Hidrógeno es medir en una escala de 0 a 14 el nivel de acidez o alcalinidad de un fluido, donde el 7 sería el neutro, es decir, cualquier medida debajo del 7 sería ácida y sobre el 7 sería alcalina.¿Para qué nos sirve saber esto dentro de la alimentación? Para distinguir el tipo de alimento que nos llevamos día a día a la boca. Esto nos da la seguridad de estar consumiendo alimentos que nos nutren y no, que nos engordan y enferman.

Está comprobado que la acidez es el ambiente propicio para que se desarrollen diferentes tipos de bacterias, virus o enfermedades como cáncer, diabetes, cardiovasculares, artritis, fatiga o cansancio, gota, exceso de ácido úrico, hipertensión, obesidad mórbida por mencionar algunas. Cuando cambiamos ese estado de acidez en la sangre a un ambiente alcalino a través de la alimentación, inmediatamente comienza la curación y sanación del cuerpo, así como su regeneración. La alimentación basada en vegetales, de preferencia crudos, frutas, granos, semillas, nueces, leguminosas y cereales, grasas saludables y vegetales, agua pura está más inclinada al lado alcalino de la escala (7.3, lo ideal). Comiendo de esta manera aseguras una vida con mejor calidad, más sana, feliz y longeva.

La alimentación basada en harinas refinadas, grasas saturadas, lácteos, carnes, embutidos, panadería comercial, galletas comerciales, helados comerciales, azúcares refinados, sopas instantáneas, alimentos industrializados, bebidas azucaradas, botanas, comida fritas o elaborada con mucho aceite, refrescos nos lleva a un estado de acidez (6.5 o menos en la escala)

La única función que tienen estos “alimentos” es crear enfermedades y dolencias. Entonces la persona procede a medicarse: esto no asegura la curación, pero sí produce un grave deterioro de la microbiota (flora) intestinal provocando también graves problemas de tipo emocional.

Nuestra propuesta es incluir a tu dieta más alimentos naturales, un jugo en tu desayuno con alguna verdura previa a esta primer comida, una gran porción de ensalada con vegetales crudos y aderezos caseros, además de agregar aguacate y germinados, antes de tu comida regular. En la cena una porción de vegetales o un jugo con verduras hará maravillas en tu digestión. También la cantidad que agua pura que tu cuerpo requiere. Haz pequeños cambios poco a poco en tu alimentación como:

  • Cambiar arroz blanco por integral, sopa de pasta por quinoa, aceites comerciales por aceite de aguacate, de oliva y aceite de coco, pan comercial y de harinas refinadas por un buen pan integral de buena calidad y pequeña producción, leche de vaca por leches de almendras, ajonjolí, arroz integral, quinoa y nueces. Incluye más proteínas vegetales como lentejas, frijoles, quinoa, garbanzos, espirulina, vegetales de hojas verdes.

Es muy importante iniciar cambios en la dieta pues está comprobado que se necesita 20 elementos alcalinos por uno ácido para contrarrestar la acidez en la sangre. Los cambios se dan poco a poco y con paciencia. No desesperes, pues esta es la puerta a la buena salud de toda tu familia. Procurar buenos hábitos alimenticios a nuestros seres queridos es el mejor beneficio que les podemos dar.

Queso cheddar

Recetas del taller de cocina eco-sustentable

Ingredientes

Queso vegano con ñoras
©creativegan.net

2 tazas de nueces de la india o almendras remojadas (toda la noche)

1/3 de taza de vinagre de manzana

2 limones (utilizar el jugo)

1/3 de taza de rejuvelac

1/2 cebolla mediana picada

2 dientes de ajo pequeños

1 pizca de azafrán en polvo o cúrcuma en polvo

1 pimiento rojo picado

1 cucharada de levadura nutricional (si no tienes, omitir)

2 cucharadas de pesto rojo (opcional)

Bolsita para hacer leche

 

Procedimiento

Licuar las nueces o almendras, el vinagre, el jugo de limón y el rejuvelac hasta que quede una mezcla homogénea.

Agregar la cebolla, los ajos, el azafrán o cúrcuma, el pimiento rojo picado, la levadura nutricional, el pesto rojo y licuar perfectamente hasta que todo quede integrado y el color de la mezcla sea de un amarillo rojizo.

Vaciar la mezcla en una bolsa de leche. Puedes colgarla y dejar colar el suero, debe caer en un recipiente (el suero es muy rico en probióticos). Puedes dejarlo escurrir hasta tres días (entre más lo dejes, se irá haciendo un queso más maduro). Cuando decidas usarlo, sacar de la bolsa de leche y darle forma con tus manos hasta que tenga la forma de queso y guardar en el refrigerador. ¡Es delicioso!

Kebab de setas marinadas (brochetas)

Recetas del taller de cocina eco-sustentable

Ingredientes

1 kilo de setas1970354_732171366817204_1309253934_n

¼ de taza se tahini

¼ de taza de jugo de naranja

2 cucharadas de jugo de limón

¼ de taza de salsa de soya

2 dientes de ajo picado

¼ de cebolla picadita

½ cucharadita de pimienta

Sal al gusto y con cuidado porque ya lleva la salsa de soya.

2 cucharadas de aceite de aguacate o de olivo.

Procedimiento

Limpiar las setas y cortar en pedazos medianos, reservar.

Aparte mezclar en un recipiente con tapa, el tahini, el jugo de naranja, de limón, salsa de soya, el ajo, la cebolla, el aceite y la pimienta. Mezclar muy bien y añadir a esta mezcla las setas, volver a mezclar y tapar, dejar macerar toda la noche.

Para cocinarlas poner en una bandeja aceitada y hornear por 25 minutos a 180° , revisar y voltear las setas para que se cocinen del otro lado, meter nuevamente al horno y dejar otros 25 minutos, deben quedar de un color muy oscuro y ligeramente crujientes, así como bien cocidas.

Meter pedazos de setas en una brocheta previamente remojada en agua y servir sobre pan árabe calientito, acompañadas de todas las deliciosas recetas que se encuentran en este archivo!!!

Tzatziki

Recetas del taller de cocina eco-sustentable

Ensalada de pepino con crema ácida de coco

Ingredientes

Tzaziki

2 pepinos pelados sin semilla y cortados muy finamente

1 taza de crema ácida de coco 

1 cucharada de limón

1 cucharadita de sal y pimienta al gusto

½ cebolleta picada finamente con todo y su rabito

1 cucharadas de menta fresca picada

Procedimiento

Se mezclan perfectamente todos los ingredientes y se refrigera antes de servir. Para acompañar todo tipo de comida de medio oriente.

Tabule sin gluten

Recetas del taller de cocina ecosustentable

Ingredientesphoto 3

1 taza de arroz integral cocido (originalmente se hace con trigo quebrado o cuscús)

3 jitomates picados finos sin semilla

2 tazas de cebolla verde picada (cebolla de rabo)

2 tazas de perejil finamente picado

1 cebolla amarilla o blanca  grande picada finamente

½ taza de menta finamente picada

1/2 Taza de jugo de limón

½ taza de aceite de oliva

½ cucharadita de cayena

Sal marina al gusto

Procedimiento

Colocar el arroz en una tabla para picar y pasar un poco el cuchillo sobre del arroz, para picarlo más fino.

Mezclar muy bien todos los ingredientes y dejar reposar por 15 minutos en el refrigerador servir como acompañante del falafel.