Eating Our Way to Extinction

Una emotiva manera de tomar consciencia

Ludo Brockway es un cineasta londinense que se ha concentrado en lograr cambios en el mundo a partir de sus imágenes. En el documental, “Eating Our Way to Extinction, A Cinematic Documentary Exposing The True Cost Of Eating Animals” (2017) muestra cómo la alimentación es la mayor amenaza para el planeta. El contraste necesita sólo unas pocas palabras: el impacto visual al que nos enfrenta lo dice todo. Se trata, finalmente, de la narración de una cultura alimenticia que debe cambiar lo antes posible, teniendo en cuenta otras formas de comer y dejando de lado la explotación animal.

El hombre pájaro de Chennai

Una historia de amor por los seres vivos. Inspiración y gratitud.

Alrededor de las 4:00 de la mañana, en el Sur de India, hay un hombre que se levanta para darle de comer a 4000 periquitos. Es en Chennai, la capital de Tamil Nadu, donde ya hace 10 años que Joseph Sekar encontró dos de estas aves en su patio. Todo ocurrió después de un tsunami. Entonces, en lugar de meterlas en una jaula, les convidó su arroz. Ahora, deja que lleguen a su casa y las alimenta dos veces por día con un plato muy especial: un entramado de tablas que se llena a diario con ollas de arroz que él mismo cocina. Nadie ayuda a Joseph en esta tarea. Sin embargo, cuando en este lado del mundo son más o menos las 16:00, alguien nos enseña que el amor por el planeta se demuestra con un esfuerzo y que compartiendo esta historia será posible (ojalá) devolverle su grandioso y heroico ejemplo.

 

Agricultura del bienestar

Amarjeet Sharma transformó su parcela: de una tierra erosionada por el uso de pesticidas a un terreno saludable, fértil y productivo.

En la década de 1960, un política de agricultura destructiva arrasó con la tierra de Sharma. Al borde de la pobreza y la inanición, decidió volver a trabajar su parcela con una técnica orgánica, actualizada y heredada del Guru Nanak. Conocida como Sarbat da Bhala o Agricultura del bienestar, esta técnica tiene sus principios en una filosofía cuyo énfasis está en comprender las complejas relaciones entre animales, insectos, plantas y seres humanos. En vez de trabajar CONTRA la naturaleza, se trabaja CON ella, de esa forma no sólo se incrementa la productividad sino que se obtienen alimentos saludables en un entorno sano.

Sharma forma parte de una nueva generación de agricultores que al recuperar la conexión con el ecosistema del que forman parte, están mejorando su calidad de vida y su perspectiva del futuro.

a natural system and an agricultural Philosophy from the source project on Vimeo.

Inspiración y ciencia: ¿qué sienten y piensan los animales?

Amar la vida en todas sus formas. Sabemos muy poco de lo que piensan y sienten otros seres vivos. ¿Somos capaces de utilizar lo que tenemos para simplemente dejarlos continuar?

En esta plática Carl Safina nos explica desde la ciencia la relación de los seres humanos con la naturaleza para darnos inspiración y esperanza.

Para conocer más sobre el trabajo de Carl Safina visita su sitio aquí.

Ilustración de Víctor Manuel García Bernal, conoce más de su trabajo aquí.

Moby, elige éticamente

Talentoso, amoroso y súper congruente, Moby habla para Peta sobre sus motivos para ser vegano. La entrevista no tiene subtítulos en español, así es que aquí añadimos una transcripción hecha por Karen Escamilla para VeoVerde.

“Cuando estaba en el instituto, tocaba en una banda de hardcore punk. Mis amigos y yo nos alimentábamos a base de McDonnalds y Burger King. Conocíamos a algunos veganos y vegetarianos, pero pensábamos que eran unos colgados. Teníamos 15, 16 años y llevábamos la dieta americana perfecta basada en comida basura. Pero siempre me perseguía esa vocecita interior que me decía “si te gustan los animales, probablemente no deberías comértelos”. Durante un tiempo intenté ignorar a la voz pero una vez, cuando tenía 18 años, estaba con mi gato, que se llamaba Tucker y al que yo adoraba, y de pronto me di cuenta de que yo haría cualquier cosa para protegerle. Quería a Tucker más que a cualquiera de mis amigos. Y, por supuesto, no me lo comería, así que fue ese pensamiento el que me llevó a ser vegetariano. Después empecé a informarme sobre la producción de carne, lácteos y huevos, lo que me condujo a ser vegano. Llevo 24 años siendo vegano.

Para mí, la mejor forma de transmitir la causa del veganismo es tratar a la gente con respeto, respetar su forma de ver las cosas. A veces es difícil: cuando la gente no está de acuerdo con nosotros, nos entran ganas de gritarles. Lo cierto es que, cuando me hice vegetariano y vegano, me convertí en un vegano enfadado. Me metía en discusiones, les levantaba la voz para hablarles del veganismo… Pero me di cuenta de que, cuando gritas, la gente no te escucha. Aunque tengas los mejores argumentos del mundo, lo único que oyen son los gritos.

La producción industrial de animales destruye todo lo que toca. Destruye a los animales, a los trabajadores, a las comunidades y a los consumidores de sus productos. Los únicos que se benefician de la producción industrial de animales son los accionistas de las multinacionales. Cuando la gente me pregunta qué tienen de malo los lácteos y los huevos, mi respuesta es “la producción industrial”. La gente suele creer que los pollos viven felices en el campo de una granja. La realidad es que viven hacinados en enormes naves de cría. Es horrible: 500.000, 750.000 pollos encerrados en las peores condiciones que te puedas imaginar. Esto puede resultar extraño, pero personalmente opino que los huevos y los lácteos son peores que la carne: para su producción, se obliga a las vacas y las gallinas a vivir en unas condiciones de sufrimiento que ni siquiera puedo imaginarme.

El mayor mito de la industria de la alimentación es que sus métodos de producción no implican sufrimiento. Tanto la carne como los huevos y los productos lácteos son el resultado de un sufrimiento inimaginable. La mayoría de las industrias no tienen por qué mentir a la gente a quienes venden sus productos. Sin embargo, todos los datos que creemos conocer acerca de la producción de carne, lácteos y huevos son mentiras… incluso las imágenes que nos muestran. Ves en un camión en el que pone “La Granja de Joe” un cerdito sonriente y una gallinita feliz. Y, si te acercas a “La Granja de Joe” te encontrarás con las peores condiciones que puedas imaginarte, más sufrimiento del que debería existir en el planeta.

Mi consejo para la gente que está preocupada por el sufrimiento animal y se pregunta qué puede hacer para evitarlo, sería: encuentra una forma de llevar a cabo un activismo continuo. El mundo siempre ha estado lleno de mal e injusticia, y a muchos de nosotros nos gustaría apretar un botón y arreglarlo sobre la marcha. Sin embargo, esto no es posible. Así que tenemos que imaginarnos una forma de activismo inteligente para poder seguir trabajando cada día durante el resto de nuestras vidas. Esto implica no quemarse, tomarse vacaciones, hacer cosas divertidas, relajarse de vez en cuando. No tiene sentido trabajar siete días a la semana, 365 días al año en el activismo por los animales si solamente puedes hacerlo durante dos años.”

Y si quieres escuchar más música de Moby, haz click aquí.

Moby, © laxelectronica.com
Moby, © laxelectronica.com

Cultivos verdes en un planeta rojo

Por Analhi Aguirre

Cuando Ridley Scott filmó “Alien”(1979), sobre un extraterrestre terrible que se metía dentro del cuerpo de los tripulantes Nostromo y los despedazaba sin miramientos, aseguró que este bicho feo significaba el mal que crecía en nuestro interior. Sin embargo, 36 años después, el genial director británico cambia la tónica de sus películas en “The Martian” (2015), fomentando los cultivos orgánicos, el trabajo en equipo, la solidaridad inteligente y el amor por nuestro planeta.

Mark Watney es un botánico astronauta que, debido a una terrible tormenta de arena, se queda varado nada menos y nada más que en Marte. A partir de un inevitable agotamiento de comida en el hábitat donde se refugia, se le ocurre crear un medio ambiente “terrestre” con residuos orgánicos humanos –precisamente, las heces de él y sus compañeros- y plantar papas. Watney necesita 1500 calorías para sobrevivir y puede generar al menos 1000 para no morir de hambre. Después de cálculos, síntesis de agua, preparación de la tierra, se dedica a sembrar la única posibilidad de alimentación.

(Vía techinsider.io)
(Vía techinsider.io)

Es inolvidable el momento cuando nuestro héroe espacial toma entre sus dedos su primer cultivo. Así, pasan los soles marcianos –como se cuenta el calendario allí-, mientras el protagonista se alimenta de papas y otras reservas. Pero, al fabricar hidrógeno, su fuente de vida explota perdiendo toda su plantación.

El conflicto ya no tiene solución. Y el resto de la película, la NASA intenta rescatarlo por todos los medios posibles. Aunque muchos artículos científicos que comentan esta historia -basada en una novela con el mismo nombre y del autor Andy Weir- se empeñan en comprobar qué tan probable es este tipo de empresa verde en el planeta rojo, la intención o, mejor dicho, la voluntad de mostrar que los vegetales son nuestra salvación ante la desolación alimentaria, es más que suficiente para no perdérsela. Porque lo que más añoramos durante la proyección es la Tierra y sus recursos, además de darnos cuenta lo esencial que resulta que la cuidemos. The Martian es una película que ama a nuestro planeta. Por eso, más allá de lo lógico, el mensaje es la mejor cosecha de la cinta.

Aquí te dejamos el trailer:

the-martian-main

 

 

Vegucated

Vegucated es un largometraje documental que sigue a tres neoyorquinos amantes del queso y la carne, quienes aceptan adoptar una dieta vegana por seis semanas. Es parte experimento psicológico, parte clases de ciencias y parte historia de aventura; expone la rápida y en ocasiones cómica evolución de tres personas que comparten una aventura y finalmente descubren sus propios caminos hacia la creación de un mundo más amable, limpio y verde, de un mordisco a la vez.

Aquí está el trailer para que se te antoje verla 🙂

Y aquí el documental completo, ¡que lo disfrutes!

Para saber más: Vegucated

cover_vegucated