Una segunda vida de amor

Muchas personas creen que el amor por los animales es algo irracional, casi incomprensible. Sin embargo, quienes los protegemos y cuidamos, sabemos que amarlos no tiene que ver con la lógica del mundo. Si fuera así, su explotación y sufrimiento no existirían. Provocarles mal o dolor, también es para nosotros un hecho sin sentido, imposible de entender. Se trata de miradas, gestos, entregas que no piden nada a cambio, más que sólo otro tipo de vida, lejos de la indiferencia lucrativa y más cercana a ese amor que nos merecemos todos, incluyéndolos a ellos. Darles una oportunidad de ser respetados es un modo de agradecerles que están en el mundo.

Conoce más Mercy for Animals aquí. 

Atención: ¡estamos buscando voluntarios!

Tú puedes ser parte de este movimiento.

…y te necesitamos.

¿Tienes ganas de trabajar en la Cooperativa Ecovegana? Estamos buscando voluntarios para colaborar en Zihuatanejo o a la distancia.

Queremos conocerte y ponernos en acción. ¿Te apuntas? Contáctanos a contacto@ecovegana.com o ecovegana@gmail.com

@inéssaavedra
@inéssaavedra

El hombre pájaro de Chennai

Una historia de amor por los seres vivos. Inspiración y gratitud.

Alrededor de las 4:00 de la mañana, en el Sur de India, hay un hombre que se levanta para darle de comer a 4000 periquitos. Es en Chennai, la capital de Tamil Nadu, donde ya hace 10 años que Joseph Sekar encontró dos de estas aves en su patio. Todo ocurrió después de un tsunami. Entonces, en lugar de meterlas en una jaula, les convidó su arroz. Ahora, deja que lleguen a su casa y las alimenta dos veces por día con un plato muy especial: un entramado de tablas que se llena a diario con ollas de arroz que él mismo cocina. Nadie ayuda a Joseph en esta tarea. Sin embargo, cuando en este lado del mundo son más o menos las 16:00, alguien nos enseña que el amor por el planeta se demuestra con un esfuerzo y que compartiendo esta historia será posible (ojalá) devolverle su grandioso y heroico ejemplo.