El abrazo de las plantas

@pixabay.es

Por Analhi Aguirre

Aunque parezca una ilusión, las plantas nos agradecen con un abrazo cada vez que nos ocupamos de ellas. Hay días que no llueve. Y no llueve. Y no llueve. Nos acercamos a la tierra para verle su color seco y sentir esas estrías sin agua. Allí están ellas: nuestra compañía verde, apacible, receptiva, diciéndonos que nos necesitan. Entonces, el milagro ocurre: escuchamos su pedido y le damos esas gotas vitales que dependen de nuestra buena y atenta voluntad. Es en ese momento cuando sentimos esas “gracias” hechas un grito de bienestar. Quizás, es por eso, que Arthur Rimbaud escribió que un día, después del diluvio, una flor le dijo su nombre. Porque sí, las plantas, también nos hablan y nos corresponden. ¿A poco no?

"Me niego a digerir la agonía." —Marguerite Yourcenar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: