Navidad ecológica

Por Maylida Armas

Entre nuestras tradiciones de la época decembrina, está la decoración de nuestros hogares, calles, y plazas. El árbol, aunque no constituye una tradición autóctona, con los años se ha convertido en uno de los símbolos más importantes de la navidad. Un hermoso árbol lleno de luces y adornos cuya base acoge los regalos para nuestra familia.

Sin embargo, nuestro planeta está cambiando. La intervención del ser humano a lo largo del tiempo ha alterado su equilibrio y es hora de analizar cada cosa que hacemos porque todo, absolutamente todo, tiene repercusión en nuestro entorno y tiene la capacidad de mejorar o empeorar su situación con las obvias consecuencias para la vida. Entonces te invitamos  a vivir esta navidad con mucho amor hacia tu familia y amigos, pero también hacia tu entorno,  medio ambiente y planeta. Una de las formas de hacerlo, es pensar antes de adquirir un árbol de navidad. Allí nos encontramos con un dilema: natural o artificial.

Los árboles naturales aún cuando son sembrados para venderse como árboles navideños, deben ser talados para decorar nuestros hogares tan solo por un mes. Muchos argumentan que cumplen su labor de aportar un ecosistema y limpiar el aire durante su corta vida, además de apoyar económicamente a los campesinos que se ocupan de su siembra. Sin embargo, no dejan de ser un gran negocio y representan un impacto desfavorable para el medio ambiente, además de ser una práctica banal: cortar un árbol para usarlo tan poco tiempo. Recordemos que los árboles son vida y en lugar de sembrarlos para talarlos a los 5 u 8 años,  la meta debería ser reforestar las grandes extensiones que el hombre ha destruido. Muchos de estos árboles, una vez que han cumplido la función de decorar nuestras casas, son tirados a la basura sin siquiera tratar de devolver a la tierra sus nutrientes a través de la materia orgánica generada luego de su descomposición.

Los árboles artificiales, por su parte, son contaminantes, hechos de PVC, uno de los plásticos más dañinos derivado del petróleo. Algunos contienen incluso plomo. Por supuesto, tienen la ventaja de ser reutilizables por mucho tiempo, pero una vez que ya no lo queramos, pasará a formar parte de la inmensa cantidad de basura no degradable y contaminante sobre el planeta. Es importante destacar que durante su fabricación se desprenden agentes muy tóxicos que contaminan los alrededores de las fábricas afectando ecosistema, comunidades y animales.

Hay opciones interesantes para vivir una navidad verde:

  • Utiliza árboles vivos, decorando alguno del jardín o compra un pino en una maceta
  • Busca una rama seca con bonita forma y agregarle su adorno o hazlo tu con material de  reciclaje.
  • Finalmente, puedes prescindir del árbol y sustituirlo por un nacimiento. Aunque es importante mencionar que hay que evitar el musgo pues la extracción del mismo erosiona los suelos creando un daño ecológico que tarda años en recuperarse.

Las luces son otro factor que podemos controlar para lograr una navidad más compasiva con el planeta. Durante el mes de diciembre el consumo de energía a nivel mundial aumenta abruptamente de una manera alarmante y mientras más electricidad se use en el mundo, mayor temperatura tendrá nuestro planeta, contribuyendo así al mayor gasto energético y al calentamiento global.  En este sentido recomendamos usar menos luces y preferir las tipo LED o de baja potencia para ahorro de energía  y menor calentamiento o sustituir las extensiones de luces intermitentes por dos o tres focos en la base del árbol. También puedes controlar el tiempo en que permanecen encendidas,  usándolas solamente en las fechas  en que sean necesarias y apagándolas antes de  irnos a dormir.

Otras costumbres amorosas del tiempo decembrino son los regalos y tarjetas. Te invitamos a vivir una navidad  más verde utilizando material de reciclaje para hacer los adornos de tu casa y de tu árbol, para envolver los regalos y hacer tus tarjetas. Revistas, telas, bolsas de papel o incluso papel periódico harán que tus regalos luzcan maravillosos. Sustituye los moños por otros hechos por ti misma/o. Es impresionante como adorna un envoltorio una hoja, flor seca o una ramita. En cuanto a las tarjetas navideñas, sin duda tendrán más valor, si están hechas con tus manos de una manera compasiva y amorosa con el entorno y si lo prefieres, siempre tienes la opción de enviar tus felicitaciones por mail o mediante una tarjeta virtual.

Y cuando compres obsequios, trata de estar atento/a a lo que compras, no te dejes llevar solo por su apariencia. No promuevas la explotación animal. Evita comprar artículos de cuero o piel. Regala artículos artesanales elaborados con bajo impacto ambiental o plantas y sé consciente de que así estás ayudando a los productores locales más humildes y participando en el cambio.

Y como último consejo, no obsequies animales de compañía. La vida no se regala, además en todo caso  debemos, asegurarnos que quien recibe tenga las condiciones para garantizar el cuidado que requiere la mascota.

Ecovegana te desea una feliz navidad y próspero año nuevo.

"Me niego a digerir la agonía." —Marguerite Yourcenar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: