La era de lo saludable o la época en que nos toca comer

@pixabay.es

Por Analhi Aguirre

Indiscutiblemente, estamos en la era de lo saludable. Parece que antes la gente no se alimentaba bien o simplemente no era consciente de lo que comía. Ahora: ¿realmente es cierta esta sentencia? ¿Cuánta gente vivía más de 90 años consumiendo comida nada buena para nuestro organismo?

Lo cierto es que hoy en día tenemos más información que hace décadas, de hecho, cada día avanza más y más el acceso a ese conocimiento, que antes, era casi imposible. Por supuesto, los contextos tecnológicos son el primer soporte, misión que antes cumplía la televisión. Pero el problema va más allá y se instala en el tipo de información que existe sobre los alimentos. Vamos a hacer las compras para la semana y repentinamente nos llega a la mente todo lo que nos enteramos en las redes sociales, anuncios callejeros, televisión, madre, vecina de enfrente, amigos y amigas. ¿Qué decisión tomar? Ahora resulta que la gran mayoría de los productos trae cáncer o enfermedades crónicas como el colesterol, diabetes o la preocupante y cada vez más frecuente obesidad. Además, hay alimentos que se mantienen en una delgada cuerda floja: no se sabe si son buenos o malos o, al menos, la información siempre es confusa y/o contradictoria. ¿Un ejemplo? El café, una bebida éxito en todo el mundo y en casi cualquier parte del mundo, siempre ceñida a la culpa: nos hará bien, mal, es adictivo, sólo 2 tazas al día… así, como una historia sin fin.

¿Qué hacer? Al fin de cuentas, todos queremos vivir más tiempo y de la mejor manera. Y sí, caemos en fórmulas hechas: los excesos son malos. Y por eso, hay que tener cuidado con tanto químico, explotación industrial, consumo y, sobre todo, un lugar común bien peligroso: las ofertas alimenticias o, por el contrario, lo carísimo, que no asegura nada de nada. Desafortunadamente, la información, muchas veces es como los fuegos artificiales: ficticia. Entonces, volver a las bases, comer frutas, verduras, menos carne, hidratos de carbono, mate, café y esas cosas que nos gustan tanto y que no hacen tan mal, es una buena medida para lograr un buen balance en la rarísima y confusa época que nos toca comer.

"Me niego a digerir la agonía." —Marguerite Yourcenar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: