Mientras tanto en el Tibet…

@pixabay.es

Por Inés Saavedra

Los budistas que habitan el Tibet practican por principio religioso el respeto a la vida y viven una vida vegetariana, es decir que sólo comen plantas y derivados de animales (lácteos, miel y huevos), sin embargo, las condiciones climáticas del Tibet no permiten la agricultura, viven en montañas altas en donde crece poco o nada de vida vegetal.

Entonces, ¿qué pueden hacer? Una opción es morir de hambre, la segunda opción es consumir lo que está en el entorno.  Los tibetanos comen así: su animal de trabajo es el yak, del cual consumen su leche y con la misma preparan mantequilla de yak. Al envejecer el yak, lo matan y toda la comunidad se alimenta de él.

Los tibetanos miden su consumo en vidas, así es que cuando es momento de enfrentarse con la cruda realidad de matar a pesar de sus principios religiosos de respeto a la vida, eligen bajo el siguiente criterio: animales de tamaño grande y animales viejos. Así, permiten que el animal viva el mayor tiempo posible. Los budistas tibetanos miden su consumo en vidas y por eso eligen solamente animales de talla grande así, una vida alimenta a muchas vidas, mientras que al comer animales pequeños son muchas vidas las que alimentan apenas a unos cuantos.

"Me niego a digerir la agonía." —Marguerite Yourcenar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: