¿Cuál es la mejor alimentación para nuestros hijos?

@GettyImages

Por Analhi Aguirre

La alimentación es uno de los temas más complicados en la vida de un bebé: la relación con la comida se vuelve un verdadero problema cuando el o la pediatra nos dice que nuestro hijo/a ya puede comer “de todo y que lo ideal es que coma lo mismo que la familia”. En aquel momento, el pánico aparece porque, si no lo hemos hecho antes, es hora de reflexionar: ¿qué y cómo comemos?

Ser una mamá vegana o papá vegano podría, puede tener –como todo- sus pros y sus contras. Primero existe un gran inconveniente: la incomprensión. ¿Cómo es posible alimentar a nuestros niños sin productos de origen animal? ¿Qué dicen los especialistas? La cuestión que hay que resolver tiene dos astas: la adecuada nutrición y el dogma social. En primer lugar, aunque ya es bien sabido, no está de más decir que una alimentación balanceada, no tiene por qué ser carente de los nutrientes esenciales para los niños. Lo que sucede es que el segundo punto es más preocupante: ¿cómo hacer que nuestra familia – que tiene una filosofía de vida y alimentaria diferente- sea en lo posible aceptada? ¿De qué modo, un niño se incorpora a su medio cuando no come ni huevos ni leche ni carne? Como cualquier distinción que salga de la norma, se trata de costumbres que cuesta aceptar. Finalmente, todo depende de nuestro contexto. Porque si eres una mamá que ha elegido comer sin productos de origen animal, también les das la libertad de opción a tus hijos que nosotros mismos hemos tenido y tenemos. Al fin y al cabo, decidir qué comer es como escoger una religión, carrera o lugar donde vivir. Muchas personas que rechazan un modo alimentario sólo a base de vegetales, después preguntan sobre ciertos hábitos de comida, utilizados para la curación de enfermedades y un estilo de vida mejor.

Pero hay una clave que todavía no nombramos: la palabra, los sentimientos de los niños. Si les hemos enseñado desde su nacimiento que amamos a los animales, ¿cómo podríamos decirles que lo que les llevamos a la mesa son sus amigos no humanos?

Antes se pensaba que un niño o niña no era tan consciente de sus pensamientos y sentires, hoy sabemos que sí, y en la mayoría de los casos, más de lo que imaginamos. El Reino Animal es uno sólo para los niños. Allí están en un mismo plano de amor su perro, la vaca, la gallina, el gato, los peces, la cebra, la jirafa, la rana… ¿Cómo hacemos entonces para convencerlos de que eso es “lo que hay que comer”, por alguna especie de dictamen social que ni siquiera tenemos bien claro?

Tal vez, una de las mejores enseñanzas y, pues, herencia que les dejamos es ayudarlos, acompañarlos a crear su propio juicio y escala de valores. No nos olvidemos que esos seres tan pequeños nos llevan una enorme delantera: su modus operandi tiene que ver más con los instintos que con la razón, y los instintos están hechos con compasión y puro amor para que la alimentación sea siempre un gran motivo de alegría, disfrute y muchas ganas de compartir.

"Me niego a digerir la agonía." —Marguerite Yourcenar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: